LA PERITONITIS INFECCIOSA FELINA (PIF)

1. INTRODUCCIÓN

No se ha documentado hasta la fecha tratamiento que pueda detener el desarrollo de la. P.I.F., cuando los signos de la enfermedad se han manifestado.

Aunque algún caso de remisión espontánea probablemente ocurra, la gran mayoría de los gatos diagnosticados mueren en poco tiempo.

Sólo aquellos pacientes que presentan una buena condición tanto física como neurológica, podrán recibir un tratamiento convencional con drogas inmunosupresoras y citostáticos.

Tanto por las respuestas variables como por los efectos colaterales relacionados con los citostáticos se ha estado buscando nuevas alternativas de tratamiento.

El objetivo del presente trabajo es el de suministrar un tratamiento que incluye tres estrategias :

  • 1. Tratamiento de la infección viral con un agente antiviral efectivo y no tóxico (INF alfa recombinante humano).
  • 2. Tratamiento de la disfunción inmune concomitante mediante un inmunomodulador con pronunciado efecto sobre la inmunidad mediada por células (I.M.C.) (D.N.A. H.P.)
  • 3. Tratamiento que tienda a mejorar la eficiencia de las funciones celulares, favoreciendo la eficiencia de las funciones celulares, favoreciendo las reacciones anabólicas o de síntesis. (D.N.A. H.P.

2. DESCRIPCIÓN DE LA ENFERMEDAD

La Peritonitis Infecciosa Felina (P.I.F.) es producida por cepas de coronavirus que han mutado y ganado la habilidad de replicarse en los macrófagos (Stoodart y Scotttt, 1989).

Luego de un período de incubación prolongado y variable, se produce la primer viremia.

Durante la misma el virus libre o células mononucleares infectadas con PIFV alcanzan el hígado, bazo y ganglios linfáticos, órganos con abundantes macrófagos.

Ante una IMC (inmunidad mediada por células) efectiva, la viremia suele finalizar sin manifestaciones de enfermedad clínica.

Pero en algunos casos, el virus no es eliminado del organismo y la infección persiste en forma oculta en el tracto gastrointestinal o en los nódulos linfáticos asociados (Pedersen, NC. 1984).

Ante una inmunosupresión (viral o medicamentosa), edad avanzada, la infección puede reactivarse. (John R. August, 1989).

Animales con una respuesta inmune (IMC) no efectiva, la enfermedad desarrolla hacia una forma no efusiva o seca que causa lesiones piogranulomatosas en ganglios linfáticos (mesentéricos), hígado, riñones, páncreas, omentos, membranas, serosas, ojos y SNC.

El virus se replica en el citoplasma del macrófago, liberándose los vibriones al medio donde son rápidamente ingeridos por otros macrófagos, produciéndose así una replicación viral logarítmica.

Los macrófagos son células mononucleares errantes, capaces de diseminar el virus a otros tejidos y órganos. Algunos macrófagos infectados abandonan los ganglios linfáticos y migran por sangre a los pequeños vasos sanguíneos de las serosas abdominales, de la pleura, de las meninges, del epéndimo del cerebro, de la médula y del tejido uveal del ojo.

Al llegar salen de los vasos sanguíneos y continúan replicando virus.

En respuesta a esta replicación viral, más macrófagos son reclutados desde la sangre y entran al área.

En ausencia de una respuesta CMI efectiva y una excesiva producción de anticuerpos anti-PIFV que no neutralizan al virus, la infección progresa rápidamente hacia una forma efusiva o PIF húmeda.

Una exagerada y no productiva respuesta humoral produce un exceso de anticuerpos y la formación de grandes complejos inmunes que son rápidamente fagocitados por células reticuloendoteliales. (Weiss y Scott, 1991)

Los complejos inmunes depositados en los pequeños vasos sanguíneos atraen y activan el complemento (importante inductor de las rutas inflamatorias), produciendo la liberación del factor 3 (C3). Los macrófagos fagocitan estos compuestos de PIFV, Ig y C3.

Proceso facilitado por la presencia en la superficie de los macrófagos de receptores para la Ig y para el C3.

El virus tiene la capacidad de replicarse dentro de los macrófagos que fagocitaron PIFV intacto, Ig y C3 que activará nuevamente al complemento.

Se liberan sustancias quimiotácticas de neutrófilos, éstos a su vez liberan enzimas proteolíticas que exacerban el daño tisular.

De esta manera se desencadena un círculo vicioso de daño mediado por el complemento en el endotelio vascular (vasculitis) y el consecuente escape de exudado aséptico rico en fibrina e inmunoglobulinas (PIF efusiva o húmeda).

Es importante tener en cuenta que las características de la inflamación de la P.I.F. resultan tanto de los efectos del virus sobre los macrófagos como de los efectos de la respuesta inmune sobre las células infectadas.

3. HALLAZGOS DE LABORATORIO

En los animales infectados se observa una leucocitosis asociada a un aumento de polimorfonucleares y disminución de linfocitos (células inmunes).

Casi la mitad de los gatos desarrollan una leve a moderada anemia normocítica-normocrómica, la cual puede estar exacerbada por coinfección con VLF o Hemobartonella felis.

Cuando el proceso involucra al hígado suele observarse un incremento en el índice ictérico.

Es importante resaltar que los niveles de proteínas totales están aumentados, superando los 7.8 gr./dl (VN : 6.4 gr./dl), en el 75% de los casos de los gatos con enfermedad no efusiva y en el 55% de los gatos con P.I.F. efusiva.

Esta hiperproteinemia es el resultado de una hiperglobulinemia producida tanto por un aumento de los niveles de alfa-globulinas (inflamatorias), como de gamma-globulinas (anticuerpos).

Las albúminas, por el contrario se encuentran disminuidas. La disminución de la albúmina es proporcional a la anemia.

El suero es a menudo amarillento por el elevado nivel de pigmentos de bilirrubina (hiperbilirrubinemia). La orina presenta cambios similares (hiperbilirrubinuria).

4. DIAGNOSTICO

En la forma efusiva el examen macro y microscópico del líquido suele ser suficiente para confirmar el diagnóstico clínico.

El líquido es transparente, de color amarillo oscuro y consistencia filante y viscosa.

Se lo considera un exudado por su elevado tenor proteico (casi niveles séricos), y por la presencia de leucocitos esparcidos con predominio de neutrófilos y células mesoteliales.

En el diagnóstico de la P.I.F. no efusiva, es de particular importancia el hecho que, cerca del 75% de los gatos afectados tienen proteinemias que superan los 7.8gr/dl.

La albúmina es menor que la normal y la fracción globulina anormalmente alta.

La electroforesis de las proteínas séricas demostrará aumento de la fracción gammaglobulina es casi el 75% de los enfermos.

El nivel elevado de la globulina sérica combinado con la evidencia de enfermedad ocular/SNC es muy sugestivo de P.I.F. seca (Richard Ford, 1995).

5. TRATAMIENTO

La resistencia al P.I.F. está asociada a la IMC ( Inmunidad mediada por células) al ser ésta la única respuesta protectora beneficiosa de dicha enfermedad (Richard Ford 1995).

Por tal motivo se decide utiliza agentes terapéuticos que estimulen la IMC (inmunomoduladores) y drogas antivirales.

Se elige el interferón alfa (INF) por ser un agente antiviral de amplio espectro con asociación inmunomoduladora (Steward WE 1983), cuyas funciones biológicas tienen lugar en un amplio margen de pH ( entre 2 y 11), lo que permite su uso vía oral (Halliwell R.E.W y Gorman N.T. 1992).

El interferón alfa induce un estado antivírico en una célula receptora.

El INF afecta la replicación del virus infeccioso a diversos niveles : bloquea la transcripción del ADN viral, inhibe el ensamblaje de las partículas víricas para salir de las células mediante gemación.

Mediante estos mecanismos, el INF alfa disminuye la replicación viral y controla su diseminación.

Esto puede ayudar a disminuir la cantidad de complejos inmunes formados, atenuando la inmunopatogenia de la enfermedad.

Usamos el INF alfa junto al D.N.A.H.P. (ácido desoxirribonucleico-GEL altamente concentrado) que posee efecto inmunomodulador, estimulando la proliferación de monocitos y granulocitos, con el consecuente incremento en la producción de citoquinas e interferón gamma.

Estas sustancias regulan células B, T y Natural Killer.

Además el D.N.A.H.P. (GEL) mejora la eficiencia de las funciones celulares al facilitarle a las células las bases púricas y pirimidínicas necesarias para la síntesis proteica.

De esta manera se utiliza un tratamiento que :

  • Protege las células sanas de la infección viral (controla la diseminación viral).
  • Mejora la defensa del huésped a la infección aumentando el número y eficiencia de las células inmunitarias que actúan en la IMC
  • Favorece las reacciones anabólicas o de síntesis.

CASO 1 :

Fue traído a la consulta un felino hembra, raza persa, de 10 meses de edad, que responde al nombre de Malim, con los siguientes signos clínicos:

  • caquexia, a consecuencia de anorexia prolongada,
  • pelo hirsuto y
  • abdomen abultado

Teniendo en cuenta el resultado de la exploración física, se decidió realizar una ecografía de abdomen, la que confirma el diagnóstico presuntivo de efusión abdominal.

Además se observa hígado hipercoico compatible con inflamación, aumento de ecogenicidad en la interfase corticomedular renal, compatible con fibrosis o calcinosis y peritoneo engrosado con aspecto de algunas áreas de perlado compatible con probable P.I.F.

Guiados por el resultado de la ecografía abdominal, e inclinados por el diagnóstico presuntivo de P.I.F. se decide extraer sangre para realizar hemograma, bioquímica sanguínea , enzimología, (cuadro 1) proteinograma y diagnóstico serológico para P.I.F.

Los resultados sanguíneos muestran una anemia con hipocromía y anisocitosis con neutrofilia y linfopenia ligera. Las enzimas se encuentran dentro de los parámetros normales.

 

Anuncios
Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s